Tel: 91 350 06 13 - marcosmagenta@wanadoo.es

El marco, un invento de hace siglos

El marco, un invento de hace siglos

Ahora que vas a enmarcar cuadros en la Castellana, Madrid, te asalta la reflexión sobre en qué momento se produjo su nacimiento. Contarte que en el antiguo Egipto, Grecia y Roma las imágenes religiosas se bordeaban con bandas decorativas similares a las que vemos en los libros antiguos. Este quizá fue el inicio de los marcos. Aunque estos, tal y como se les conoce hoy, se desarrollan alrededor del siglo XIII, cuando las pinturas independientes (no pintadas sobre la pared) se volvieron populares.  Esa pintura se aplicaba sobre una tabla de madera ahuecada, cuyo borde hacia de marco y era decorado siguiendo el estilo arquitectónico de las iglesias donde iban a ser colocados. 

El siglo XIV y XV destacan por fabulosas piezas de altar, paneles pintados sujetos con bisagras y con molduras muy ornamentales. Ya en el Renacimiento se desarrollan diferentes tipos de marcos para la extensa variedad de pinturas que existía, encargadas por la iglesia y ricos mercaderes y nobles. 

Los italianos fueron los primeros maestros del arte, y sus hermosos marcos influyeron en España, Alemania, Francia y Holanda. Sin embargo, el cambio más profundo en el enmarcado se produjo a comienzos del siglo XVI en Italia, cuando los maestros artesanos introdujeron el uso de molduras. Aquí se sentaron las bases del enmarcado de pintura de caballete de los siglos siguientes.

En el siglo XVI, Venecia se volvió uno de los principales centros de fabricación de marcos, de diseños recargados y ostentosos. Pero en el siglo XVIII se revolvieron ante tanta exuberancia y se dio paso a un diseño más sobrio y una simetría más austera. Durante el siglo XIX el enmarcado decayó.

En Magenta Taller de Marcos y Molduras tenemos marcos de todos los estilos.

Si vas a enmarcar cuadros en la Castellana, no dudes en visitarnos.